Cómo funcionan los algoritmos de búsqueda

Con la cantidad de información que hay disponible en la Web, sería casi imposible encontrar lo que necesitas sin disponer de una herramienta que te ayude a buscar entre todo ello. Los sistemas de clasificación de Google se diseñaron con ese mismo propósito: buscar entre los cientos de miles de millones de páginas web del índice de la Búsqueda para ofrecerte los resultados más útiles y relevantes en una fracción de segundo, y presentarlos de manera que puedas encontrar lo que buscas.

Estos sistemas de clasificación se basan no en uno, sino en toda una serie de algoritmos. Para poder darte la información más útil, los algoritmos de la Búsqueda tienen en cuenta muchos factores, como las palabras de tu consulta, la relevancia y usabilidad de las páginas, el grado de especialización de las fuentes, tu ubicación y tu configuración. El peso que se da a cada factor cambia dependiendo de la naturaleza de tu consulta: por ejemplo, el nivel de actualidad del contenido tiene una mayor relevancia al responder a consultas sobre noticias de actualidad que en consultas acerca de definiciones que pueden aparecer en un diccionario.

Para asegurarnos de que los algoritmos de la Búsqueda cumplen con nuestros altos estándares de relevancia y calidad, hemos implementado un proceso riguroso que implica pruebas en tiempo real y en el que participan miles de especialistas externos de todo el mundo que evalúan la calidad de los resultados de la Búsqueda. El trabajo de estos evaluadores de la calidad se basa en unas estrictas directrices en las que se definen los objetivos que tenemos para los algoritmos de la Búsqueda y que se pueden consultar en Internet.

Obtén más información acerca de los factores clave que determinan qué resultados se muestran cuando haces una consulta:

  • Analizar las palabras del usuario

    Analizar las palabras del usuario

    Entender el significado de una búsqueda es fundamental para devolver los mejores resultados, por lo que nuestro primer paso es analizar las palabras que usas y determinar lo que quieres decir con ellas. Diseñamos modelos de idioma para intentar averiguar qué cadenas de palabras deberíamos buscar en el índice.

    Este proceso incluye pasos en apariencia sencillos, como interpretar los errores de ortografía, y elementos más complejos, como entender el tipo de consulta que realizas aplicando los últimos avances en el campo de la comprensión del lenguaje natural. Por ejemplo, nuestro sistema de sinónimos ayuda a la Búsqueda a entender lo que dices, incluso si una palabra tiene varias acepciones. Tardamos más de cinco años en desarrollar este sistema, pero mejora de manera significativa los resultados en más del 30% de búsquedas en diferentes idiomas.

    También tratamos de entender el tipo de información que quieres encontrar: ¿es una búsqueda muy concreta o general? ¿Aparecen palabras como "opiniones", "imágenes" u "horario" que indiquen que se busca algo concreto? ¿Buscas palabras clave populares que sugieren que quieres contenido publicado ese mismo día? ¿Buscas una empresa que esté cerca de tu ubicación y quieres información local?

    Un aspecto especialmente importante de la categorización de las consultas es nuestro análisis para determinar si buscas contenido nuevo. Si introduces palabras clave consideradas tendencia, nuestros algoritmos de novedades las interpretarán como un indicio de que la información nueva podría serte más útil que páginas más antiguas. Esto significa que si buscas los últimos "resultados de la liga", "saber y ganar" o "resultados de alphabet", verás la información más reciente.

  • Buscar coincidencias de una búsqueda

    Buscar coincidencias de una búsqueda

    A continuación, buscamos páginas con información que coincida con tu consulta. En primer lugar, cuando realizas una búsqueda, nuestros algoritmos buscan los términos que has introducido en el índice para encontrar las páginas adecuadas y analizan con qué frecuencia aparecen esas palabras clave y dónde se encuentran, es decir, si están en los títulos o encabezamientos o en el cuerpo del texto.

    El indicio más básico de que la información es relevante se da cuando una página web contiene las palabras clave de tu consulta de búsqueda. Si aparecen en la página en cuestión (por ejemplo, en los títulos o en el cuerpo del texto), es muy probable que la información sea relevante. Aparte de la concordancia con palabras clave, usamos datos de interacción generales y anónimos para determinar si los resultados de búsqueda son relevantes para las consultas. Los transformamos en indicios que permiten a nuestros sistemas estimar mejor la relevancia usando el aprendizaje automático.

    Además de buscar coincidencias con las palabras clave, los algoritmos también buscan pistas que indiquen si los potenciales resultados de búsqueda tienen la información que quiere el usuario. Por ejemplo, si buscas "perros", seguramente no querrás ver una página que contenga la palabra "perros" cientos de veces. Por eso intentamos descubrir si la página responde a tu consulta, no solo si contiene sus mismas palabras. Los algoritmos de la Búsqueda analizan las páginas para determinar si incluyen contenido relevante, como imágenes o vídeos de perros o incluso una lista de razas. Por último, comprobamos que la página esté escrita en el idioma de tu consulta, para dar prioridad a las que estén en el idioma que prefieres.

    Ten en cuenta que, aunque nuestros sistemas consultan estos indicios cuantificables para determinar la relevancia, no están diseñados para analizar conceptos subjetivos, como el punto de vista o las tendencias políticas del contenido de las páginas.

  • Mejorar el posicionamiento de las páginas útiles

    Mejorar el posicionamiento de las páginas útiles

    En una consulta normal, se devuelven miles o incluso millones de páginas web con información potencialmente relevante. Por eso, para ayudar a clasificar primero las mejores páginas, también creamos algoritmos para evaluar la utilidad de estas páginas web.

    Para mostrar la mejor información disponible en Internet, estos algoritmos analizan cientos de factores diferentes, como la fecha de publicación del contenido, el número de veces que aparece tu término de búsqueda y la calidad de la experiencia de usuario en la página. Además, buscamos sitios web que hayan sido útiles en consultas similares para evaluar su fiabilidad y credibilidad; es decir, si en un sitio web destacado sobre un tema concreto existen enlaces a una página web, seguramente su información sea de calidad.

    En Internet, hay muchos sitios web con contenido fraudulento que tratan de posicionarse en los primeros sitios de los resultados de búsqueda mediante técnicas fraudulentas, como repetir palabras clave constantemente o comprar enlaces que mejoren la clasificación de PageRank. Además, estos sitios ofrecen una experiencia de usuario muy pobre y es posible que causen daños o engañen a los usuarios de Google. Por este motivo, diseñamos algoritmos que identifican el spam y retiran de los resultados de búsqueda los sitios web que infringen las directrices para webmasters de Google.

    El contenido de la Web y de todo el ecosistema de información cambia constantemente. Queremos que puedas confiar en los resultados de búsqueda que te ofrecemos y, por ello, medimos y evaluamos continuamente la calidad de nuestros sistemas para que la información tenga el equilibrio perfecto de relevancia y fiabilidad.

  • Devolver los mejores resultados

    Devolver los mejores resultados

    Antes de mostrarte los resultados de búsqueda, analizamos toda la información en su conjunto, es decir, evaluamos si solo existe un tema en los resultados o si hay demasiadas páginas que se centren en una misma interpretación. Procuramos ofrecerte información diversa en los formatos más útiles para el tipo de búsqueda que has realizado. Nuestros sistemas de clasificación evolucionan al mismo ritmo que la Web para lograr ofrecer mejores resultados en un mayor número de consultas.

    Estos algoritmos analizan los indicios que indican si todos nuestros usuarios pueden ver el resultado, como si el sitio web en cuestión se muestra correctamente en varios navegadores, si está diseñado para todo tipo de dispositivos (como ordenadores, tablets y smartphones) y si tiene buenos tiempos de carga de las páginas para usuarios con conexiones a Internet lentas.

    Dado que los propietarios pueden mejorar la usabilidad de sus sitios web, nos esforzamos para informarles de antemano sobre los cambios que implementamos en la Búsqueda y qué pueden hacer al respecto. Por ejemplo, en enero del 2018 anunciamos que en seis meses nuestros algoritmos empezarían a tener en cuenta la velocidad de las páginas de los sitios web. Para ayudar a los propietarios de sitios web, les proporcionamos ayuda detallada y varias herramientas, como PageSpeed Insights y Webpagetest.org. De esta forma, podrían descubrir lo que deberían cambiar si necesitaban optimizar para móviles sus sitios web.

    Puedes consultar más información sobre las herramientas y los consejos que proporciona Google a los propietarios de los sitios web.

  • Tener en cuenta el contexto

    Tener en cuenta el contexto

    Datos como tu ubicación, tu historial de búsqueda y la configuración de tus búsquedas nos ayudan a mostrarte los resultados más útiles y relevantes en un momento concreto.

    Utilizamos tu país y ubicación para mostrarte contenido relevante en función de la zona en que te encuentres. Por ejemplo, si estás en Chicago y buscas "fútbol", es probable que Google te muestre resultados sobre fútbol americano y sobre los Chicago Bears en las primeras posiciones. En cambio, si realizas la misma búsqueda en Barcelona, los primeros resultados serán de fútbol y de La Liga. La Configuración de las búsquedas también nos indica los resultados que es posible que te resulten útiles; por ejemplo, tenemos en cuenta tu idioma preferido o si has habilitado la Búsqueda Segura, una herramienta que filtra los resultados que contienen contenidos explícitos.

    A veces, personalizamos tus resultados teniendo en cuenta la información de tu actividad de búsqueda reciente. Por ejemplo, si buscas "Barcelona" y hace poco has buscado "Barcelona vs. Arsenal", podemos considerarlo un indicio importante de que lo que quieres es información sobre el club de fútbol, no sobre la ciudad. Puedes controlar qué actividad de búsqueda usamos para mejorar tu experiencia con la Búsqueda, como por ejemplo qué datos se guardan en tu cuenta de Google, en myaccount.google.com.

    La Búsqueda también incluye algunas funciones que permiten personalizar los resultados según la actividad de tu cuenta de Google. Por ejemplo, si buscas "eventos cerca de mí", podemos adaptar algunas recomendaciones para mostrarte categorías de eventos que podrían interesarte. Estos sistemas están diseñados para deducir tus intereses, pero no características sensibles, como tu raza, religión o partido político.

    Puedes controlar qué actividad de búsqueda usamos para mejorar tu experiencia con la Búsqueda, como por ejemplo qué datos se guardan en tu cuenta de Google, en myaccount.google.com. Para inhabilitar la personalización de la Búsqueda según la actividad de tu cuenta, inhabilita la Actividad en la Web y en Aplicaciones.